El atleta más fuerte.

Cada vez que salgo a correr, me encuentro con cientos de personas en el camino compartiendo el mismo deporte. Diferentes ritmos, diferentes edades, diferente género; pero todos con una base común: un día se pusieron unas zapatillas, y decidieron empezar a correr.

Señoras de sesenta años haciendo series de 200, dos jóvenes de 15 años que deciden madrugar un sábado para correr, un hombre con sobrepeso cuya zancada no sobrepasa más de 30 centímetros, un perrete y su dueño unidos por una correa. Podría continuar y me daría para escribir dos o tres páginas.

A menudo nos fijamos en los keniatas con sus ritmos intratables  como Eliud Kipchoge rozando bajar las dos horas de carrera en un maratón; o en Kílian Jornet y su capacidad inhumana de subir al Everest “a pelo” dos veces en la misma semana.

Y ojo, son grandes ganadores que a base de esfuerzo, dedicación y trabajo son un ejemplo para el resto de los mortales.

Pero también lo son igual o más, todos aquellos con los que me cruzo en mi camino diario. Personas anónimas que con una cuarta parte de la capacidad física de cualquier “ganador” decide correr un 5K en 40 minutos; hacer un ultramaratón de 100K rozando los cortes de paso o marcarse un mil a 6’.

Probablemente no te fijarás en ellos, su técnica no será la mejor, sus marcas ocuparán las últimas hojas en la clasificación, e incluso quizá hasta ya estén recogiendo la meta cuando lleguen a cruzarla; pero ellos son los verdaderos ganadores y ejemplos a seguir, pues nunca se rindieron.

Los aplaudo, respeto y admiro, mucho. Y gracias a ellos también sé como ser fuerte…

El atleta más fuerte no es el que llega antes a la meta. Ése es el más rápido. El más fuerte es el que cada vez que se cae se levanta. El que cuando siente dolor en el costado no se para. El que cuando ve la meta muy lejos no abandona. Cuando ese corredor llega a la meta, aunque llegue el último; es un ganador. A veces, aunque quieras; no está en tu mano ser el más rápido, porque tus piernas no son tan largas o tus pulmones son más estrechos. Pero siempre puedes elegir ser el más fuerte. Sólo depende de ti, de tu voluntad y de tu esfuerzo.»

#tuslimiteslosponestu

7 opiniones en “El atleta más fuerte.”

  1. Ruben!
    Que grande post!
    Leer cosas como estas dicen mucho de la persona que lo escribe y dan mucho sentido a las cosas de la vida.
    Has dejado el liston muy alto.
    Felicidades.

  2. Muchas veces hemos coincidido, yo como voluntaria y tú como corredor, te conozco por ser el corredor que tiene el mismo buff que yo. qué decirte? Gracias por las palabras que animan a la «gente tortuga» como yo, esa de la que muchos se ríen o les dicen en una quedada «No sé para qué vienes con lo lenta que eres» quizá es que en el mundo RUNNER no hay sitio para nosotros… Un saludo y emocionada con esas palabras. Un abrazo

    1. Lo primero de todo gracias, por haber sido voluntaria pues sin vosotros sería imposible cruzar la meta. Mi segundo gracias, por leer mi blog y dedicarle unos minutos. En el mundo “runner” hay sitio para todos, incluso para aquellos que piensan que los “corredores del montón” sobramos! Pero haya ellos, que nosotros somos más fuertes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *