Y el ultramaratón «¿pa´ cuándo?»

Corta es mi experiencia en la modalidad, pues no hace ni un año que me decidí por intentar una carrera de este tipo. Ya sólo su nombre impone: ULTRAMARATÓN.

Parece como si de repente un maratón se convirtiera en un «transformer» contra el que tuviéramos que luchar para salvar el mundo. Bromas aparte, se califica con este nombre a toda carrera que sobrepase los 42.195 metros de un maratón. Es decir, ¿que si corro 60 kilómetros soy ultramaratoniano?- pues sí. Y con 43 kilómetros también.

¿Cuándo se está preparado para correr una distancia de este tipo? Pues sinceramente no lo sé. En mi caso decidí probar suerte en los 100K de Madrid-Segovia después de 5 maratones y no sé cuantas «medias»; necesitaba sentir algo parecido a lo que leía en los libros de Kilian Jornet o Scott Jurek.

No todos los corredores tienen esa necesidad, ni tampoco es necesario sentirla. No pasa nada porque nunca corras un ultramaratón, puedes sentirte igualmente GRANDE en cualquier distancia.

Pero si te planteas llevar a cabo una carrera de esta embergadura, creo que debes llevar un bagaje importante contigo de experiencias previas. Preparar una carrera así requiere compromiso (en cantidades industriales), paciencia y autoconocimiento. Evidentemente la técnica de carrera, entrenamientos, alimentación, etc son importantes; pero sin lo anterior llegar a cruzar la línea de meta será casi imposible.

Los entrenamientos serán más largos, los dolores serán mayores, los kilómetros que recorrerás serán eternos; pero todo ello no importará si mantienes tu compromiso, paciencia y autoconocimiento.

El compromiso te mantendrá con la cabeza centrada en el objetivo. Hará que un sábado te levantes a las cinco de la mañana, cojas el coche y conduzcas una hora hasta la sierra más cercana; pasar cuatro o cinco horas de entrenamiento y volver a casa «con suerte» para la hora de comer.

La paciencia te hará permanecer férreo ante los obstáculos que encuentres en el camino. El camino será largo, y las piedras bien grandes.

El autoconocimiento te llevará al filo del abismo en el que se sitúan tus propios límites, pero también te empujará a sobrepasarlos. El conocimiento es poder; y si eres capaz de entender, escuchar, y conocer tu mente-cuerpo sabrás gestionar mejor cada segundo de entrenamiento o de carrera.

En un ultramaratón el dolor, la fatiga, las ganas de abandonar se multiplican; algo así como abrir  tu propia caja de Pandora.

Pero si un maratón te otorga la gloria al cruzar su línea de meta; el ultramaratón te permite el acceso VIP al mismísimo Nirvana.

#tuslimiteslosponestu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *