No pierdas la fe.

Para los que seguís mi día a día en redes sociales, os habréis fijado que mis ritmos medios en el último año ya no son lo que eran.

Correr por debajo de 4 minutos el kilómetro se me antoja imposible. Las pulsaciones se mantienen altas, y mis piernas parecen no poder dar una buena zancada. Es como si mi cuerpo estuviera constantemente fatigado; como en los últimos kilómetros de un maratón.
Además, siento una pierna más corta que la otra; como si estuviera descompensado, y cada una funcionara por libre.

Lo que antes era divertido e ilusionante, hoy se ha transformado en un “chocarme” constantemente contra un muro de hormigón. Una y otra vez.

Ineludiblemente, al ver que los ritmos son más altos y que el “hardware” no responde; el “software” empieza a llenarse de “procesos” menos buenos, pensando en que ya no podré volver a correr rápido, en que algo me está pasando. Quizá sea acercarme a los treinta años, que ya empiezan las capacidades físicas básicas a decaer.

Bromas aparte; quiero pensar que todo esto es el resultado de correr más por la montaña, restándome velocidad en el asfalto. Aunque el hecho de que las pulsaciones sean altas no me esperanza demasiado. En unos días realizaré una prueba de esfuerzo para ver que la maquinaria está apta para competir y arrojar un poco de luz a este episodio.

El camino para cruzar la línea de meta de cualquier carrera no es precisamente un camino de rosas, pero llevo unos cuantos meses en los que siento estar subiendo una constante pared, incapaz de superarla.

Por ahora he decidido mejorar mi alimentación, algo descuidada los últimos meses; y el descanso. Siguiendo aquella máxima de mi cuerpo es mi templo.

Y no queda otra que tener paciencia, pues todo llega y todo pasa.

El camino a veces se complica, tanto que no sabes ni qué hacer.. pero como dijo Steve Jobs- “A veces, la vida te va a golpear en la cabeza con un ladrillo. Pero no pierdas la fe.”

#tuslimiteslosponestu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *